Lo fácil que es influir en la opinión pública

Un estudio de la Universidad de California y la Universidad Nacional de Australia ha presentado la forma en que cristaliza el consenso científico y cómo influye en la opinión de los políticos. La forma más sencilla de instilar ideas erróneas en la población consiste en crear falsa controversia e incertidumbre acerca de afirmaciones oficiales y darle a todo una pátina de teoría de la conspiración. Así se puede frenar la asunción de que el tabaco provoca cáncer, hacer creer que las farmacéuticas ya tienen la cura del cáncer pero no quieren desvelarlo o que el cambio climático es sólo una hipótesis. En el segundo gráfico, vemos que España es el tercer país en el que se muestra más preocupación por las fake news en internet. Fuentes: Xataka & Statista. Para más información: Teorías de la conspiración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.