Tóxicos: no dejes que te frenen

Facebooktwitterlinkedinmail

A lo largo de tu vida profesional, te encontrarás con compañeros que te ayudarán a aprender y a crecer, pero también darás con otros que trabajarán activamente a tus espaldas para que fracases: es importante responder a sus acciones de manera que obtengas lo mejor de ti y de los demás en lugar de reaccionar a su negatividad. Hay estrategias para superar sus armas tóxicas:

Te hacen dudar de ti mismo: no permitas que las dudas de otra persona sobre ti se conviertan en las tuyas. Si te encuentras dudando de ti mismo por algo que alguien dijo o hizo, recuerda cuán lejos has llegado y qué tan fuerte has crecido. Todo lo que creas acerca de ti es lo que manifestarás en tus acciones. Cree firmemente en ti mismo y los demás no tendrán más remedio que creer en ti también.

Siguen recordándote tus fallos: si otros encuentran defectos en ti, puedes considerar su crítica objetivamente y luego seguir adelante. Si es válida, deja que te motive a aprender más, saber más y ser más. Y si no, ignórala. Pero nunca permitas que se convierta en una razón para quedarte atascado o dejar de jugar a lo grande.

Critican constantemente tus ideas: algunas personas casi no pueden evitar responder a cualquier idea nueva con negatividad. Pero incluso las ideas inviables a menudo tienen elementos que vale la pena preservar o que conducen a algo que sí funciona. Encuentra a otros que puedan ayudarte a explorar nuevas ideas con un espíritu de innovación.

Minimizan tus puntos fuertes: la mejor manera de combatir a alguien que trata de socavar tus áreas fuertes es simplemente conocerte a ti mismo. Cuando tienes una idea clara de tus propias fortalezas y debilidades, estás bien situado para ignorar las opiniones desinformadas de los demás.

Restan valor a tus contribuciones: suelen hacerlo porque están intentando ponerse las medallas. Predica con el ejemplo: otorga crédito a los demás por delante de a ti mismo sabiendo que arrojar luz sobre los esfuerzos de los demás no te quita nada. Mientras tanto, continúa haciendo un gran trabajo.

Intentan hacerte sentir poco importante: cuando alguien te rechaza, duele. Permite que el dolor te haga más fuerte, el miedo te hace más valiente, y la angustia, más sabio. Luego, sal ahí fuera a invertir las opiniones. Recuerda: ni por encima ni por debajo de nadie. Sé humilde, pero que nadie te avasalle. Entre santos, anda como un santo; pero entre lobos, anda como un lobo. Como decía José Mourinho: “Yo no soy mejor que nadie, pero nadie es mejor que yo”.

Quieren que pienses que no tienes opciones: las personas negativas disfrutan aislando a otros en una esquina imaginaria, tal vez para compensar sus propios sentimientos de frustración. Pero la verdad es que la vida está llena de alternativas y elecciones. Elige vivir tu mejor vida todos los días sin importar las opciones que puedas tener. Incluso si no tienes opción de hacer algo, siempre tienes opción sobre cómo lo haces y qué aprendes de ello.

Las personas más conflictivas son las que más sufren. En vez de victimizarnos y culparlas por su comportamiento, debemos desarrollar la empatía y la compasión. No te tomes en serio la negatividad de los demás. Recuerda que tiene más que ver con la propia situación de ellos que con la tuya. Mantente firme y no dudes de lo que vales.

2 comentarios de “Tóxicos: no dejes que te frenen”

  1. A veces te das cuenta de que algunas personas en las que más confiabas a nivel laboral, son las que más daño te han hecho. Es duro reconocer que esa toxicidad estaba tan cerca, y lo que es peor, que la has permitido!.
    Lo bueno es que una vez que despiertas y te alejas, consigues empezar de nuevo y te sientes liberado. Gracias por este gran artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.